rentyn Alquiler de maquinaria online

Alquiler de dobladoras

alquilar-una-dobladora

Dobladoras

Dobladoras


Alquiler de dobladoras

Una dobladora es una máquina usada en el sector de la construcción y que sirve para doblar metal. Para facilitar el desplazamiento de la misma al lugar que se necesite, suelen ir montadas en un chasis que lleva incorporadas ruedas.

El objetivo principal de esta maquinaria es moldear y doblar hojas, placas o diversas piezas de metal.

En la actualidad podemos encontrar distintos tipos de dobladoras o prensas dobladoras. Estas se clasifican en tipología según algunos aspectos y parámetros elementales, como pueden ser por ejemplo, la amplitud, longitud y altura de trabajo, así como otros como distancia a la escuadra, tonelaje o fuerza, o incluso distancia entre mástiles del marco.

Igualmente, existen prensas dobladoras mecánicas, hidráulicas y neumáticas, que aunque cumplen el mismo cometido, se diferencian unas de otras por cómo aplican la fuerza para deformar el metal.

Esta herramienta cuenta con dos importantes ventajas como son la precisión y la velocidad. Gracias a su motor eléctrico pueden dar la energía a un volante necesaria para que mueva la manivela que mueve el pistón y permite a la máquina trabajar.

 

Tipos de dobladoras

La dobladora neumática

Esta dobladora presiona el cilindro gracias a la presión ejercida por el aire. Se usa mucho para trabajos que necesitan menos fuerza o tonelaje.

La dobladora hidráulica

Realiza su trabajo usando dos cilindros sincronizados colocados en los marcos de la máquina para que pueda mover la viga principal. Esta dobladora produce un trabajo exacto y de mucha calidad, sin contar con que consumen menos energía. Son muy fiables y muy seguras.

Son perfectas para manufacturas más rápidas, porque requiere menos tiempo: basta con colocar el material y hacer correr el ariete. Si lo que buscas son costes bajos de producción, esta es la herramienta que necesitas.

 

¿De qué partes consta una dobladora?

La prensa dobladora consta de varios elementos principales: pistón, laterales y la mordaza. Según el tipo de prensa del que estemos hablando, podrá contar con punzones o matrices específicos. La prensa está compuesta por un armazón que mantiene un pedestal y una viga. Este, al someterlo a mucho tonelaje se mueve en ángulos rectos y paralelos al pedestal.

La estructura de la dobladora consta de mesa de trabajo, sujetadores y un tope trasero. En la mesa encontramos una placa y un soporte que se divide a su vez en tres partes.

Durante su funcionamiento, la prensa se conecta a la placa mediante una bisagra. Dentro de una base se coloca la bobina, cargada por un cable para que tenga más gravedad y retenga placas más delgadas. La suspensión electromagnética ayuda a trabajar más variedad de materiales, longitudes, grosores y piezas de metal.

La mayoría de procesos de moldeado y curvado pueden hacerse en cualquier tipo de dobladora, siempre y cuando se utilicen los punzones y materiales adecuados.

 

¿Por qué alquilar dobladoras?

Cada vez son más profesionales y empresas los que se deciden a alquilar dobladoras, algo lógico si pensamos en las ventajas que tiene el alquiler sobre la compra. Antes de realizar la compra, el alquiler es la mejor opción si pensamos en el uso que le vamos a dar.

Es necesario plantearse si estamos dispuestos a hacer frente al gasto que conlleva comprar una dobladora, algo que no es necesario si alquilamos esta máquina. También es necesario preguntarnos si vamos a usarla en otras ocasiones o solamente esa ocasión, y sobre todo si nos es rentable comprar más que alquiler.

 

Beneficios de alquilar dobladoras

Los beneficios de alquilar una dobladora son múltiples.

Ahorras en la inversión en la máquina y en su mantenimiento: la compra de esta maquinaria suele ser cara, y mantenerla siempre a punto también puede resultar bastante costoso. Con el alquiler, nos ahorramos esto.

No necesitas gastar en un lugar para guardarla: si compras una máquina de estas características, vas a necesitar un lugar donde guardarla, pero no con el alquiler de la misma. Así te ahorras un gasto fijo.

Dobladoras siempre a punto: Al alquilar, tienes la seguridad de que la maquinaria está en perfecto estado, con todas sus revisiones al día. Además, tendrás a tu disposición las máquinas más innovadoras.

Con el alquiler, solo pagas por lo que usas. Nada de gastos innecesarios, pagas cuando la usas.